Las 10 mejores actividades turísticas sostenibles para excursiones en crucero en Marsella

 

Marsella

10 meilleurs activités touristiques durables pour les excursións croisières a Marseille

Marsella es sin duda una de las ciudades más bellas de Francia, uno de esos lugares que hay que ver al menos una vez en la vida. 

Sus calles están llenas de historia y la oferta culinaria, de mar y de montaña es única. 

Numerosos monumentos, atracciones únicas, playas y parques naturales a un paso de la ciudad: Marsella es realmente un destino extraordinario y el centro histórico se presta muy bien a ser explorado en pie, transporte dolces, bus électriques, bicicletas y muchos otros métodos para proteger y disfrutar del medio ambiente.

Hay mucho que hacer y ver, pero si visita la ciudad por primera vez o si su tiempo es limitado como pasajero de un crucero, esto es lo que hay que hacer en Marsella:

Las 10 mejores actividades turísticas sostenibles para las excursiones en crucero !

1. Notre dame de la Garde

immagine.jpeg

La basílica de Notre Dame de la Garde es uno de los monumentos históricos más emblemáticos de Marsella.

Fue construido a partir de 1853 en la colina homónima, en un estilo románico-bizantino, destacado por la presencia de cúpulas, el uso de piedras policromadas, adornos de oro y mosaicos.

Este fantástico coloso histórico ofrece la posibilidad de ver el interior de una cripta religiosa y el interior de la iglesia; además, gracias a su altísima posición, ofrece la posibilidad de una vista única y extraordinaria de toda la ciudad de Marsella y del mar.

En lo alto de la catedral hay una estatua dorada de una Virgen con un niño en brazos, de la que se dice que vigila la ciudad de Marsella, ya que por la noche se ilumina y puede verse en el cielo nocturno.

Una estructura realmente imponente e imperdible.

Se puede acceder a la Basílica a pie o con un tren turístico que le dejará justo debajo de la espléndida iglesia.

2. Las islas Frioul y el castillo de If

Visualizza immagine di origine

El archipiélago de las Islas Frioul, formado por 4 islas, es sin duda una de las particularidades de Marsella.

Accesibles en barco en unos 15 minutos, las islas de If, Pomegues, Tiboulen y Ratonneau se encuentran entre los destinos turísticos más populares, ya que ofrecen una escapada del caos de la ciudad y un desembarco en islas que albergan bellezas naturales e históricas únicas.

La más popular es sin duda la Ile d'If, gracias al castillo del mismo nombre que domina la isla y que recuerda a la ciudad de Marsella.

La fortaleza, una antigua prisión, se construyó en 1500 para defender la costa, sólo que más tarde se convirtió en una cárcel para albergar a criminales graves, también definida como muy segura porque está situada en una isla y, por tanto, es muy difícil que los presos se escapen.

A principios del siglo XX, la prisión se cerró y se transformó en un museo, todavía abierto al público y muy famoso, gracias también al libro el Conde de Montecristo, que hace referencia a este imponente castillo, que hizo famosa a la isla en todo el mundo.

3. Palais du Pharo

Visualizza immagine di origine

Esta espléndida casa solariega histórica de 1855 es ahora una de las favoritas de los turistas de todo el mundo.

Fue construido durante la epopeya de Luis Napoleón Bonaparte, quien regaló el espléndido palacio a su esposa, ahora abierto al público en toda su belleza y autenticidad, tanto por dentro como por fuera.

Durante mucho tiempo albergó la Facultad de Medicina y posteriormente se transformó en un centro de conferencias, que ahora también está abierto al público y disponible para visitas turísticas.

Gracias al gran jardín que rodea la casa y a las vistas que ofrece, tanto sobre el puerto nuevo como sobre el antiguo, es uno de los mejores lugares históricos y panorámicos de la ciudad de Marsella.

Una forma de llegar al Palacio del Faro es en bicicleta eléctrica: las encontrará en cualquier rincón de la ciudad y no tienen impacto en el medio ambiente.

4. Vieux Port et La Canebière

immagine.jpeg

En el corazón de Marsella se encuentra el Vieux Port, una zona popular para los residentes y especialmente para los turistas.

¡Este fantástico rincón de la ciudad es un puerto turístico, de hecho hay muchos barcos y existe la posibilidad de tomar el barco desde esta zona para desembarcar en las islas de Frioul!

El Puerto Viejo se caracteriza por la enorme plaza con un gran espejo en el techo, que es agradable para los turistas y para tomar fotos de recuerdo. 

Rodeado de numerosos restaurantes que ofrecen especialidades francesas y más, y también dominado por el histórico Fort Saint-Jean, situado cerca de la iglesia románica de Saint-Laurent.

Frente a la plaza se encuentra la calle más famosa y querida de Marsella, la Canebière, nacida en 1666 sobre las cenizas de un campo de cáñamo, que da nombre a la calle.

La particularidad de esta famosa calle es la presencia de prestigiosos y fascinantes edificios, y numerosos cafés, tiendas de ropa, centros comerciales, restaurantes, teatros y grandes hoteles.

En definitiva, 1km de pura inmersión en el pasado pero también en la más alta modernidad.

Para llegar al distrito central de la ciudad de Marsella, el medio de transporte más cómodo y eficaz es sin duda el metro, ¡o el autobús ecológico que se detendrá en el mismo inicio de la Via Canebière!

5. Parque national des Calanques

Parc national des Calanques

Este magnífico paraíso terrestre se extiende por el sur de Francia, a unos 20 minutos del centro de Marsella.

Entrando en las Calanques, inmediatamente podrá sumergirse en un estado de naturaleza único, y después de unos minutos llegará a las rocas que forman el telón de fondo perfecto para el loco panorama.

El parque se creó en 2012 y comprende una zona marina y otra terrestre, aunque estos dos elementos pueden combinarse para ofrecer a los visitantes una experiencia completa y extraordinaria.

A través de los senderos es posible llegar a las aguas cristalinas de abajo: de hecho, durante las excursiones en las Calanques, son precisamente los paisajes con los acantilados que sobresalen del mar los que esconden senaturaciones y pequeñas playas donde divertirse y relajarse rodeado de un gigante natural.

Sin duda un lugar donde pasar unas horas en contacto con la naturaleza y relajarse entre fantásticas paredes de roca, verde vegetación y el azul del mar cristalino.

Las Calanques son fácilmente accesibles en transporte público, el autobús B1 le llevará a la entrada del parque natural. 

Una forma segura, rápida y sostenible.

6. Cité Radieuse en l’Unité d’habitation

immagine.webp

Tras la devastación de la Segunda Guerra Mundial, el arquitecto suizo.

Le Corbusier diseñó esta obra maestra de la arquitectura. Partiendo de un edificio de hormigón de 9 plantas, transformó esta zona residencial de Marsella en un centro cultural y deportivo, proporcionando a los ciudadanos no sólo 1.600 viviendas, sino también tiendas, oficinas, un pabellón deportivo, una piscina e incluso una guardería.

Una idea innovadora, el sitio es ahora Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, y también alberga una librería, un hotel, una tienda de comestibles y muchos otros servicios.

En la tercera planta del edificio es posible encontrar ahora un parque infantil, un restaurante, uno de los museos más importantes de la ciudad, el Mamo, un centro de arte contemporáneo y también una espléndida terraza que ofrece una espléndida vista sobre Marsella !

 

7. Catedral de Santa María la Mayor

immagine.jpeg

El símbolo de la ciudad y sin duda uno de los monumentos más bellos de Marsella es la Catedral de Sainte Marie Majeure.

La imponente iglesia fue construida a petición de Napoleón III entre 1852 y 1896, y puede disfrutar de su inmenso encanto gracias al mármol blanco y negro y a su imponente altura de 146 metros, ¡que destaca sobre la ciudad!

Admirarla desde lejos es un éxtasis sin igual, aparece como una sola estructura imponente, pero al acercarse se puede ver que en realidad son dos catedrales separadas: de hecho la Antica Major, que data de la primera mitad del siglo 1100, está dividida por la New Major, de 1850, ahora visible y abierta a los visitantes.

Es, sin duda, uno de los símbolos más importantes y bellos de la ciudad, y una visita obligada.

La catedral está situada en el centro de la ciudad, por lo que es muy cómodo llegar en transporte público de cero emisiones, a pie o en bicicleta eléctrica.

8. El pueblo de Goudes

Visualizza immagine di origine

Este pequeño puerto, apodado "el fin del mundo de Marsella", situado al sur de la ciudad, es un lugar que fascina y mima a todos los turistas.

Este pequeño rincón de la ciudad portuaria, con más de 200 plazas para barcos, está rodeado de reliquias napoleónicas y de la Segunda Guerra Mundial, a la vez que ofrece una hermosa vista del mar y de las islas Frioul.

Además, hay una hermosa iglesia, la Chapelle Saint-Lucien, construida en el siglo XX, que ahora forma parte del patrimonio religioso nacional.

Además, podrá relajarse y disfrutar de la buena cocina francesa en muchos de los renombrados restaurantes de esta región, comiendo excelentes pescados o platos clásicos del sur de Francia.

Para llegar a este extraordinario lugar, puede ir a pie, en bicicleta eléctrica o en transporte público. 

El respeto al medio ambiente es una prioridad para todos.

9. La Corniche Kennedy

Visualizza immagine di origine

La Corniche, que lleva el nombre del ex presidente estadounidense, tiene 5 km de longitud.

Con un banco de 3 km de largo con vistas al mar, es el banco más largo del mundo.

Además, en 2019, tras las obras de renovación, se va a inaugurar un carril bici de 2 kilómetros que unirá la playa catalana con el parque del Prado.

Por ello, es aconsejable alquilar una bicicleta eléctrica y pasear mientras se disfruta del espléndido panorama.

Ofrece uno de los más bellos paisajes marítimos de Marsella en el Mediterráneo y sus islas Friou; de hecho, este espléndido paseo ha sido objeto de numerosos rodajes de películas y vídeos musicales, precisamente porque ofrece una vista impresionante del mar.

Sin duda, el mejor momento para recorrer esta ruta es al atardecer, ¡para poder disfrutar de la puesta de sol desde una vista espectacular!

10. Parque balneario de Prado

Visualizza immagine di origine

Aunque Marsella no es conocida por el mar, este destino seguramente cambiará la opinión de todos.

A unos 20 minutos en autobús del centro de la ciudad, hay una gran extensión de arena que ofrece a grandes y pequeños la oportunidad de disfrutar de las frescas aguas de la ciudad de Marsella con total tranquilidad.

Llegar a las playas no sólo es cómodo, sino también fascinante para la vista: el paseo permite contemplar todo el mar Mediterráneo que se extiende por el lado de Marsella y el sol que brilla en el agua hace que todo sea mucho más atractivo para nadar o jugar con la familia y los amigos.

A pocos pasos de las playas de arena, el Seaside Park ocupa 26 hectáreas, un espacio verde en toda la costa mediterránea que ofrece zonas de descanso e incluso una pista de skate.

Justo al lado, no se pierda la gran noria de la playa de Borély, que ofrece una vista en picado del mar circundante y de toda la ciudad de Marsella.

Compartir :

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
es_ESSpanish